Plano del Pueblo de Adjuntas para el 1880.

Historia de Adjuntas

Para el 1853, se describen los caminos como “regular” y se trabaja con constancia para mejorarlos. Aún en éste año, aparece una estructura urbana que es reveladora de pobreza.

El pueblo carecía de calles principales, porque las casas forman el cuadro de la única plaza que hay siendo su extensión de cuerda y media en cuadro.

La población crece considerablemente. para este año de 1853, y el número de barrios que componía la jurisdicción se había multiplicado de manera significativa, estando

constituido el municipio por los siguientes barrios; Pueblo-, Juan González, Pellejas, Capaez, Guayabo Dulce, Limaní, Saltillo, Portuguéz, y Vegas.

En el 1855 apareció el “cólera morbo, llevando al sepulcro más de 30,000 victimas en un año, y cebándose con preferencia en la raza negro; ésta epidemia invadió la isla por el puerto de Naguabo, extendiéndose por todo el país, excepto Adjuntas y el pueblo de Yauco.

Para el 1858, hay en Adjuntas 57 esclavos, de estos 26 eran varones y 31 hembras. Finalmente en el 1873, año en que es abolida la esclavitud, permanecían en Adjuntas 31 esclavos; de éstos, 4 firmarían contrato con sus ex- patronos y dueños, 27 optarían por trabajar bajo nuevos contratos con otras personas.

Una oleada de inmigrantes, oriundos de Mallorca, Cataluña, Islas Canarias, Islas Baleares, Córcega y Venezuela se instalan en el 1860 en esta municipalidad y con ellos los elementos nuevos y progresistas, creando intereses y fomentando riquezas.

Los primeros maestros de instrucción primaria identificados en los documentos consultados son: Don Joaquín Monteagudo y Dona Candida Otero. Estos ofrecen sus servicios educativos en la escuela del pueblo en el 1860; estando la misma en una pequeña casa de madera ubicada

en donde se encuentra el Parque de Bombas o Bomberos, en la calle San Joaquín.

En el 1863, se construyo la primer cárcel, en una pequeña casa de madera, esta estaba ubicada en la calle Comercio, hoy Muñoz Rivera, frente a la plaza.

Deja un comentario