Historia de Adjuntas

Contaba con un salón amplio de bailes y reuniones, con ocho elegantes cortinas de Damasco, color vino tinto, lucían el aspecto de un salón en un gran palacio de una nación europea.

Construyó, además, la plaza de recreo, la carnicería municipal, afuntó las calles Dr. José Celso Barbosa y Muñoz Rivera., construyó un hospitalillo continuo a la Casa Alcaldía.

En cuanto a la organización territorial, no ocurrió cambio de importancia desde el 1878, hasta el 1898, cuando se trueca el nombre del barrio Jajales por el de Yayales, que conservan en la actualidad.

Ya en postrimerías de este siglo, la agricultura adjunteña y particularmente la producción cafetalera recibiría dos rudos golpes; uno lo fué el ciclón San Ciriaco, ocurrió el 8 de agosto de 1899, el cual hizo estragos en la agricultura, estimándose las pérdidas en un 55% a 60% de árboles de café, y sombra, y en las cosechas una pérdida de un 60%, Lo otrofué la invasión y permanencia del gobierno norteamericano en la isla, reforzado además por las bajas en el precio del mercado internacional.

Adjuntas, es ocupado militarmente el 9 de agosto de 1898, por las tropas norteamericanas, y los efectos de la nueva política agrícola implantada por el nuevo régimen a principio del siglo XX se vería prontamente.

Rafael de J. Cordero señala que el valor del café fué adversamente afectado por las nuevas relaciones políticas y tarifarías, que inevitablemente trajeron cambios en las relaciones comerciales de Puerto Rico con el exterior.

Durante la primera década del siglo XX, el precio del café en dólares bajó cerca de la mitad, del precio en pesos españoles a que se exportaba durante los últimos años de la dominación española.

Los hacendados adjunteños entrarían al siglo XX impregnados por la crisis de su principalfuente de riqueza de la cual no se recuperarían., siendo cerrado con ésto, la época de “oro” del café. Para luego surgir la época de remembranzas de esos tiempos, donde los descendientes de hacendados añorarán el retorno a esa vida, no así los peones que dejaron atrás recuerdos amargos y tristes.

Deja un comentario