Plano del Pueblo de Adjuntas para el 1880.

Historia de Adjuntas

Manuel de Ubeda y Delgado anota en el 1878. setenta y seis estancias de café con extenciones mayores de 10 cuerda-s. Éste se convierte en un monocultivo, desplazando los granos, los tubérculos, y otros frutos menores que antes eran sembrados con propósitos de subsistencia.

La población adJunteña de finales de siglo pasaba a ser una dependiente de los artículos de consumo adquiridos en tiendas que en muchas ocasiones eran propiedad de los mismos hacendados que habían monopolizado el cultivo del café. De éstos, quienes llevarían la peor parte serían los peones y jornaleros de las haciendas cafetaleras, quienes serían los más atados a los hacendados y comerciantes.

Por otro lado, el número de establecimientos comerciales ha aumentado a 31 tiendas mixtas, 17 pulperías, 37 ventorrillos, y 1 botica.

Adjuntas fué el segundo pueblo en ser debidamente planificado, en el 1880.

Para el 1881, fué conectado el telégrafo desde Ponce a Adjuntas.

En el 1882 se acuerda la construcción de un nuevo templo, que albergue la Iglesia Católica, ya que la que existía estaba en completo deterioro, siendo clausurada y más tarde demolida. Mientras, los servicios religiosos se ofrecían en la casa de Aparicio Díaz.

Luego en el 1885, se trasladaron a una tienda de madera que convirtieron en sitio de culto (al lado de la casa Alcaldía).

Y para ésta fecha, Adjuntas era considerado uno de los pueblos de más población en Puerto Rico, y su café junto con el de Yauco eran considerados los principales del mundo.

El 23 de marzo de 1887, llegó a la isla como gobernador, el General Romualdo Palacios, siendo éste el más tirano y cruel de todos los gobernadores que tuvo el país.

Durante su mando se acusó a los autonomistas de revolucionarios y separatistas. Para castigar aquellos patriotas, el General Palacios, apeló al cruel y “sanguinario”

COMPONTE. Por medio del cual se atemorizaba mediante amenazas, palizas, encarcelamiento, y torturas fisicas a los elementos liberales del país. Muchos vecinos de Adjuntas sufrieron en carne propia los rigores del “componte”; (palabra de origen cubano). En ésta municipalidad dieron el comienzo, siendo luego extendido hasta Juana Díaz, Ponce, Guayanilla, y otros pueblos de la isla hasta llegar a Mayagüez. ( Ver Tema Aparte).

Como primeros maestros a cargo de la instrucción pública para varones, encontramos a Don Bartolomé Llabrés, y a Don Rosendo Cordero en el año 1887.

En la última década del siglo XIX, la instrucción pública en Adjuntas, durante el dominio español, refleja el mayor crecimiento, aumentando modestamente el número de escuelas, de estudiantes y el presupuesto asignado para instrucción.

El 19 de agosto de 1891, San Magín, es el próximo ciclón del cual se tiene noticia. Las casas perdidas no se contaban. Unas cuantas desgracias personales; una quebrada que atraviesa el pueblo arrastró a una tal Dominga Lugo, al tratar de salvar a un familiar. En el arroyo del barrio Saltillo, murió ahogado eljoven Miguel Mezquida; una descarga eléctrica mató al joven Rosa González.

En 1892, se fundó la Lógia Masónica ‘Luz de la Montaña”, y el primer Venerable Maestro de dicha logia adjunteña lo fué el Señor Rodulfo González y del Castillo. Fué un lunes 25 de julio de 1892, cuando Don Rodulfo González, natural de Mayagüez, de 75 años, sostuvo conversaciones con varios masones, y convino entre ellos fundar una logia en los valles de Adjuntas., y por ello habían decidido reunirse en la casa de dicho hermano. Eran las 8 de la noche, y habían llegado los “hermanos” que más adelante se relacionan. Todos estaban contestes en que se exponían a la persecusión, y a la enemiga del gobierno que agarrotaba la libre expresión del pensamiento, y perseguía las reuniones de ciudadanos sin el permiso de la autoridad.

El Señor Rodulfo González expuso los motivos de la reunión y acto seguido se procedió ala elección de los dignatarios y oficiales que habrían de dirigir la nueva logia.

Deja un comentario