Bosque Modelo: de la palabra a la acción

A solo horas de que el gobernador Alejandro García Padilla firmara la ley que crea el Bosque Modelo de Puerto Rico, los preparativos para activar la infraestructura organizacional que le dará vida han comenzado.

Como indicó a La Perla del Sur la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Carmen Guerrero Pérez, en o antes de que concluya enero de 2015 se constituirá la nueva Oficina del Bosque Modelo, entidad que tendrá a su cargo el plan de manejo y preservación de esta monumental reserva forestal.

El Bosque Modelo de Puerto Rico abarca un territorio de 390 mil cuerdas que se extienden desde Cabo Rojo hasta Vega Baja, incluyendo así a 31 municipios e interconectando 26 áreas naturales ya protegidas.

La secretaria del DRNA, Carmen Guerrero Pérez, informó que antes de finalizar el año –o a más tardar enero del 2015- debe ser constituido la nueva Oficina del Bosque Modelo. (Fotos archivo)

La ley fue firmada por el Gobernador el pasado lunes, 3 de noviembre y previamente el proyecto fue avalado por ambas cámaras legislativas, luego de meses de disputas y encontronazos.

“En el Departamento (DRNA) celebramos la firma del proyecto que sin dudas es un elemento histórico para el país”, afirmó Guerrero Pérez. “Puerto Rico ahora se pone en el mapa de lo que es el desarrollo sustentable y la conservación mediante estrategias de gestión territorial colaborativa, como son los bosques modelos”.

La Secretaria del DRNA agregó que en los próximos días convocará la primera reunión para establecer el plan de trabajo inicial de la Oficina del Bosque Modelo. Dicha dependencia contará con una asignación de $1 millón y una junta de siete miembros, de los cuales cuatro serán representantes de la ciudadanía y tres del Gobierno Central.

Además, el proyecto contempla la creación de una mesa multisectorial y, eventualmente, un fideicomiso permanente.

“La mesa multisectorial ahora tiene que trabajar con lo que va a ser el plan estratégico y recomendar quiénes van a ser los representantes de la ciudadanía ante la Oficina del Bosque Modelo”, explicó.

“La próxima reunión de la Red Iberoamericana de Bosques Modelos es en marzo del año que viene y ya nosotros queremos ir con la oficina en su lugar, la mesa multisectorial operando y al menos un borrador del plan estratégico de lo que vamos a estar implementando durante los próximos años”, sostuvo Guerrero Pérez.

Esperanzados en Casa Pueblo

Por su parte, el portavoz de Casa Pueblo en Adjuntas, Arturo Massol Deyá, se mostró complacido con la versión final del proyecto. La misma estuvo sujeta a enmiendas en la legislatura.

A juicio del biólogo y portavoz de Casa Pueblo en Adjuntas, Arturo Massol Deyá, tras la firma de la Ley de Bosque Modelo ahora le corresponde al gobierno poner la acción donde puso la palabra.

Entre estas, la reducción de ocho a cuatro años de vigencia para la Oficina del Bosque Modelo.

“Aun cuando tiene imperfecciones, el proyecto salva todos sus componentes y creo que es una buena ley”, afirmó el biólogo en entrevista con La Perla del Sur. “Tenemos una buena herramienta de trabajo”.

“Se reconoce una infraestructura verde de 390 mil cuerdas, que es bien importante para el país y se reconoce que debemos movernos en el tema de desarrollo socioeconómico basado en esos atributos naturales”, expuso Massol Deyá al destacar que el proyecto buscará impulsar el turismo ecológico, la agricultura y empresas para desarrollo sustentables, entre otros.

A su juicio, la proyección de la Secretaria del DRNA -tener lista la Oficina del Bosque Modelo para diciembre o enero- es “razonable” y se expresó confiado en que la misma se materialice.

“Los planes de trabajo en las áreas de agricultura, educación y turismo no están preestablecidos, sino que se van a establecer con la mesa multisectorial. Por eso, el sentido de urgencia de que estén todas las piezas, de que el gobierno esté organizado y que se pueda activar esa mesa multisectorial para empezar con unas acciones más concertadas”, indicó.

Por último, el biólogo indicó que con la firma de la Ley de Bosque Modelo le corresponde ahora al gobierno poner la acción donde ha puesto la palabra.

“Casa Pueblo viene practicando el Bosque Modelo desde hace 34 años y vamos a continuar con nuestra ruta. La pregunta es, ¿qué va a hacer el gobierno?”, cuestionó Massol Deyá. “La ley no le ordena a las comunidades, a la academia ni al sector privado porque ya nosotros venimos trabajando. La Ley ordena al gobierno a establecer la Oficina del Bosque Modelo e insertarse de manera responsable en este proceso de manejo de recursos naturales a nivel de paisaje”.

“Para mí, le toca a ellos colocar la voluntad y el empeño que necesita y requiere un proyecto como este. Quien en esta etapa entra en un proceso de prueba es el gobierno”, concluyó.

Articulo original del periodico “La Perla del Sur“.